Blog Amazing things that
bring positive results

¿COMPETIR MUCHO O CENTRARNOS EN NUESTRO GRAN OBJETIVO?

Cada vez es más común entre los triatletas populares (aunque viendo los resultados de algunos cueste creerlo), la realización de triatlones doble olímpicos o incluso de distancia Ironman como colofón de la temporada.

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los triatletas no disponemos de todo el tiempo que quisiéramos para preparar nuestros retos, y que la gran parte de este tiempo del que disponemos es en fin de semana, al igual que la realización de todo tipo de pruebas deportivas relacionadas con nuestro deporte, a la hora de planificar la temporada se nos crea la siguiente DISYUNTIVA: ¿Me conviene competir en carreras populares, marchas cicloturistas, travesías a nado, duatlones (cortos o largos, de monte o por asfalto), triatlones de menor distancia en comparación con mí principal objetivo(sprints, olímpicos…)… o es preferible centrarme en la preparación del gran objetivo?

Este es un aspecto muy a tener en cuenta de cara a la planificación de la temporada, ya que al ser los fines de semana cuando mayor tiempo tenemos, es este el único periodo de tiempo que podemos utilizar para la realización de entrenamientos de resistencia de larga duración o fondo. Con lo cual nos toca elegir, que hago, ¿Una carrera popular de 10km, un triatlón sprint o una salida de 4 horas con la bici?

Son muchos los aspectos que habría que tener en cuenta para contestar correctamente esta duda: si hablamos de un doble olímpico o de un Ironman como objetivo principal, del objetivo del triatleta (terminar o hacer cierto tiempo), del tiempo del que se dispone entre semana, experiencia, periodo de la temporada en el que se realizarían las pruebas, del tipo de prueba que sustituiría el entrenamiento del fin de semana (una carrera, duatlón, triatlón…)… Teniendo en cuenta los anteriores condicionantes, al igual que todo en la vida, cuanto más tiempo invirtamos a un solo objetivo más opciones tendremos de conseguirlo. Si empleamos el mismo tiempo para muchos objetivos, lógicamente las probabilidades de conseguirlos todos disminuyen.

Habría que ir analizando una a una todas las opciones que habría respecto a pruebas y relación con el objetivos principal: carrera – doble olímpico, travesía a nado – Ironman… y teniendo en cuenta en qué periodo de la temporada querríamos realizarlas, ya que lógicamente, cuanto más cerca estemos de nuestro objetivo prioritario, más específicos deberían de ser los entrenamientos, y más semejantes las competiciones. Por ejemplo, teniendo como objetivo un Ironman, hacer una carrera de 10km puede tener sentido insertada en la planificación en enero pero tendría menos sentido realizarla en Junio. No podemos estar entrenando para una prueba de más de 9 horas (para la mayoría de los triatletas populares) y rendir en una prueba de 10km, de hecho, incluso podríamos desmoralizarnos, ya que las sensaciones en una competición no específica con lo que estamos entrenando no son las mejores ni mucho menos.

Otro aspecto a tener en cuenta sería conocer cuál es nuestro objetivo no solo en el objetivo final, sino nuestro objetivo en la prueba que realicemos durante el fin de semana. Si el objetivo es competir para buscar una buena puesta a punto, o queremos competir porque nos gusta, otra opción, y nada desaconsejable por cierto, sería incluir una prueba dentro de nuestros entrenamientos de fin de semana, por ejemplo realizar un entrenamiento de transición bici + carrera, con el segmento de carrera intenso. Podríamos realizar un rodaje de bici antes de la carrera de 10km y después la carrera, realizando así un entrenamiento adecuado para un triatlón de larga distancia.

Si la prueba que vamos a realizar el fin de semana también sería un objetivo prioritario o importante, convendría sacrificar más aún los entrenamientos para nuestro gran objetivo y hacer un descanso + puesta a punto para el fin de semana, estando más días aún sin poder sumar carga de entrenamiento. En el caso de que nuestro gran objetivo fuese un doble olímpico y que la prueba de fin de semana fuese un olímpico, no tendría mayor importancia (sería muy recomendable), pero si estamos hablando de planificar un Ironman, dependiendo todos los aspectos anteriores, hipotecar una semana de entrenamiento por un 10000 parece que no sería lo más recomendable.

Con todo lo anterior no quiero decir que no sea conveniente competir, sino que generalmente los triatletas competimos tanto en pruebas de nuestro deporte como en pruebas de las tres disciplinas por separado, manteniéndonos compitiendo durante todo el año, muchas veces llegando a disminuir nuestros resultados (por exceso de competiciones) y haciendo más complicada la preparación del objetivo más importante y más sacrificado, la larga distancia.

Arkaitz Castañeda
www.reinventatuslimites.com

Comments (2)

  1. Juan Antonio - Responder

    08/02/2014 at 17:45

    Animo con el blog. Te he conocido a través de primertriathlon y buscando informacion sobre natacion. Muy instructivo el video.
    Agradecer la labor que haces para los neofitos de estas disciplinas que ya a una cierta edad, 40, nos iniciamos a disfrutar de ellas.
    Animo y saludos desde san fernando. Cadiz.

    • Arkaitz - Responder

      09/02/2014 at 20:17

      Muchas gracias!!
      Cualquier duda que tengas me la haces llegar, de vosotros saco las ideas para post y videos!!!
      DALE DURO!!

Add a Comment